Cuando la agricultura se vuelve esencial en estos tiempos, la forma en que hay que cuidar el suelo y el crecimiento de los cultivos también es una prioridad. Por mucho tiempo se han utilizado los agroquímicos para el sustento de las plantaciones, sin embargo, hay una tendencia en la agricultura que avanza a pasos agigantados. Se trata de los bioinsumos.

La pandemia por el Covid nos vino a recordar que, más que nunca, producir alimentos inocuos, proteger al medio ambiente y la agricultura es una exigencia. Ahí es cuando los bioinsumos emergen como una alternativa sostenible para el desarrollo de la producción agrícola.

Pero cuando hablamos de bioinsumos, a qué nos referimos. Son productos elaborados por microorganismos o macroorganismos, extractos o compuestos bioactivos derivados de ellos, para enriquecer el suelo y favorecer el crecimiento vegetal, por ejemplo; insectos, hongos, bacterias y virus, o bien, extractos de plantas.

“Uno de los objetivos de este programa es la inocuidad en los alimentos, entonces ver las distintas fórmulas y alternativas que hay, con las distintas empresas que trabajan en esta materia es un punto a tratar”, indicó el presidente de HortiCrece, Omar Jofré.

Algunas ventajas de estos productos, es que no dejan residuos en el agua, el aire, el suelo o en los productos alimenticios, como también los agricultores y consumidores no están en riesgo, ni mucho menos su salud.

En este sentido, Jofré apuntó a que con todos estos antecedentes “da para tomar la iniciativa y empezar a trabajar en integrar ampliamente a los bioinsumos, sobretodo con la pandemia; que viene a cambiar o actualizar todos los procesos de inocuidad en las hortalizas. Con mayor razón aparece la necesidad de divulgar y ampliar los desafíos de cómo incluir estos productos al mercado”.

Entre el grupo de bioinsumos es posible identificar a los biofertilizantes, bioplaguicidas, bioestimulantes, biocontroladores, biomejoradores y mecanismos de defensa fitosanitaria. Entre los bioplaguicidas existen los biofungicidas que utilizan hongos como Trichoderma, Paecilomyces para el control de otros hongos y nematodos respectivamente. También se han desarrollado productos con extractos vegetales de plantas que tienen características insecticidas o repelentes.

Sin duda la agroindustria está requiriendo insumos amigables con el ambiente para ser usados en la agricultura con el fin de que esta actividad sea más sustentable y más eficiente, lo que conlleva a la innovación de productos, lo que actualmente urge ante la emergencia sanitaria que estamos viviendo en el mundo y donde Chile no debe quedar atrás.

“La idea es crear una mesa de trabajo con actores públicos y privados para ir incluyendo esta idea del amplio uso de bioinsumos. Ya hay organizaciones que les interesa participar, entonces la necesidad de instalar esta idea ya está presente y es necesario materializarla”, manifestó Jofré.

Mesa de plaguicidas

En el marco de mejorar la producción hortícola, a través de la mesa de agilización normativa del SAG, y liderada por el programa estratégico de Corfo, O’Higgins Horticrece, se trabaja en aumentar la disponibilidad de productos de etiqueta verde para uso en hortalizas, dentro de los cuales se encuentran productos biológicos.

 Con lo anterior se dispondrá de una gama de productos a los que se les ampliará su uso para hortalizas. No olvidemos que no se disponen de suficientes alternativas para controlar algunas plagas y enfermedades asociadas a las hortalizas.

Este es un problema que se viene arrastrando hace 10 años y la mesa de agilización del SAG, junto a actores públicos y privados, busca la forma para poder llegar a una solución de modo de resguardar todo lo que esté relacionado con la salud de la población y el medioambiente.